Filosofía Slow que propone retomar el control del tiempo

¡Más rápido! ¡Más rápido! ¡Aún más rápido! La revolución industrial debía dar más tiempo al ser humano. Pero ha sido lo contrario. Al crear un ambiente de eficiencia, aceleró el ritmo de la vida, generó la necesidad de constantes nuevas actividades y, en contra de lo que se buscaba; la falta de tiempo.

Hoy en día nos encontramos ante un panorama en el que los grandes cambios y revoluciones tecnológicas se producen en intervalos cada vez más cortos. A esta velocidad hay que sumarle el exceso de información que nos rodea, que genera estrés y pobreza de atención. Ante esta situación, hay que intentar no confundir lo útil con lo necesario, o con lo indispensable. 

El movimiento Slow propone tomarse el tiempo necesario para producir algo de calidad, disfrutar el proceso y adaptarse al ritmo natural del planeta. Comenzó cuando, en protesta por la apertura de un restaurante de comida rápida en Roma, se creó la organización Slow Food. Así, este movimiento comenzó estando relacionado específicamente con el tema de la comida, defendiendo el arte de producir un plato original, saludable y delicioso, en vez platos estandarizados. Con la idea de que comer no significa solo “llenar nuestro tanque de gasolina”, sino que más bien se trata de una experiencia social que debe y puede ser placentera.

Este enfoque innovador fue adoptado más tarde por muchos diferentes grupos y ha sido implementado en diversos sectores. Por lo tanto, lo que comenzó siendo un interesante “cuestionamiento gastronómico” terminó convirtiéndose en toda una corriente cultural que propone tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía.

PL_Aereo-1050x583

Puertaluna, primer desarrollo “Slow” de la Región”

Un buen ejemplo de como este movimiento ha permeado de manera significativa en otros sectores como el inmobiliario, es el Desarrollo Campestre Puertaluna, que bajo esta filosofía busca reconciliarse con la naturaleza, regresar a las bases y promover el estilo de vida lento y relajado, con tiempo para saborear el presente y ponerle atención a lo verdaderamente importante, la integración familiar, largas sobremesas o las anécdotas alrededor de la fogata…

Date tiempo…

…para pensar. Es la fuente del poder.

…para jugar. Es el secreto de la juventud.

…para leer. Es la base del conocimiento.

 …para disfrutar de tus seres queridos. Es la fuente de la felicidad.

…para amar. Es el sacramento de la vida.

…para soñar. Por ello el alma está cerca de las estrellas.

…para reír. Así las cargas son mas ligeras.

…para orar. Y encontraras paz en tu alma.

…para planear. Porque es el secreto para tener tiempo.

Esta filosofía y la belleza natural de Puertaluna con una extensión territorial de 145 hectáreas, espectacular Lago deportivo de 50,000m2, Lago de pesca, Cañada de 25 hectáreas, Centro de biodiversidad con flora y fauna endémica, Club de montaña de 50,000 m2, Parque lineal con pista de 5 km… son cómplices que favorecen el bienestar, la relajación, la reflexión, a través de la contemplación de bellos paisajes y la práctica de actividades físicas: Escalada, Rappel, Tirolesa, Cabalgata, Senderismo, Campismo, Pesca, Yoga, Jogging, Ciclismo, Kayak, Mini golf…